Blog 543

BIDEN Y MADURO: ¿PETRÓLEO POR DEMOCRACIA?


 

La política está llena de señas que a los legos se nos dificulta captar, contimenos interpretar. ¿Qué es lo que está pasando entre la Casa Blanca y Miraflores?

Un buen día, representantes de Biden visitan sorpresivamente a Maduro. A raíz de la conversación, Venezuela envía una señal liberando a dos presos políticos. Entonces Estados Unidos aparenta que va a ampliar el permiso de Chevron, y muchas empresas comienzan a hacer lobby en Washington con la esperanza de operar en Venezuela.

Cual final del primer capítulo de la novela, Estados Unidos permite a Chevron, Eni y Repsol explotar sus yacimientos de petróleo y gas en Venezuela. Con la condición para la empresa italiana y para la española, que sólo pueden exportar sus hidrocarburos a Europa.

CONTRAPARTIDA

En política, se ha repetido muchas veces, no hay amigos sino intereses. Estados Unidos no da puntada sin dedal. Le está asomando muy levemente a Venezuela un mínimo ablandamiento de las sanciones, y espera que como contrapartida se realicen negociaciones en México y se acuerden medidas conducentes a la democratización, como libertad de los presos políticos, libertad de expresión, mejoras en derechos humanos y muy especialmente la realización de elecciones limpias. Seguramente estarán en la mesa mexicana las elecciones generales, adelanto de presidenciales, la votación de la diáspora y otros aspectos.

“Mientras más democratices, liberaré más sanciones y podrás producir más petróleo” … parece decirle Biden a Maduro. Un cambalache de petróleo por democracia.

LO QUE BUSCA BIDEN

Biden, en primera instancia requiere abrir fuentes de hidrocarburos para el mundo occidental. No para Estados Unidos, que hoy vive un momento estelar por la gigantesca producción del petróleo y gas de lutita; sino para Europa, Japón y otros aliados con alto nivel de desarrollo y poca disponibilidad de energía.

Para minimizar la dependencia rusa de los hidrocarburos, estos países han planeado diversificar sus fuentes de energía. Y para ello, ¿qué mejor que resucitar la industria petrolera de Venezuela? Las gigantescas reservas de nuestro país han cobrado de nuevo gran importancia planetaria.

¿QUÉ BUSCA MADURO?

Por su parte, la “revolución” venezolana está intentando aplicar un nuevo modelo: el capitalismo autocrático. Quedó para la historia y para la propaganda el socialismo del siglo XXI. El nuevo modelo requiere de muchas divisas para no romperse.  Por ejemplo, si deja de inyectar divisas al BCV, el dólar se dispararía de nuevo y con él la hiperinflación. La inyección requerida es de por lo menos dos o tres mil millones de dólares en lo que resta del año. Divisas que definitivamente no produce el desastre ecológico del arco minero. Por ello, Venezuela necesita urgentemente divisas petroleras. Necesita negociar con Estados Unidos, claro con un pañuelo en la nariz, que por cierto debe ser mutuo.

 Para mostrar buena cara, Miraflores sacó de la gaveta las caretas de democracia: ¿Quieres ir a México?…  vamos a México. ¿Quieres que suelte presos políticos?…  suelto presos políticos. ¿Quieres que haga elecciones limpias sin ventajismo? … Bueno, aparentaremos. Caretas y más caretas.

Caretas de lado y lado. Estados Unidos negocia con Maduro mientras reconoce a Guaidó. Y como conoce a los “revolucionarios”, afloja lentamente la soga de las sanciones.

“¿Tú quieres petróleo? … dame democracia”.

LAS ESTRATEGIAS

El primer escenario norteamericano es liberar al mínimo las licencias, como ha hecho con estas tres empresas. Eso si acaso haría llegar a Venezuela hasta un millón de barriles diarios en un año. Pero es un gesto simbólico, muy poco llegará a Europa.

Para dar una idea de lo simbólico, solo en gas, Europa importaba de Rusia antes de la invasión, 28 mil millones de pies cúbicos diarios, seis veces la producción de Venezuela. Por ello aclaramos que lo que busca Estados Unidos además de ser a mediano plazo … va más allá del petróleo.

Si Venezuela da señales más serias, USA plantearía su segundo escenario. Le daría permiso a las empresas que hacen lobby, lo que ocasionaría otro levantamiento poco significativo de la producción. Pero Pdvsa seguiría siendo una empresa sub dimensionada muy lejos de lo que fue.

Estados Unidos no está jugando al detal, sino a la liberación del potencial hidrocarburífero venezolano. Ese es su verdadero escenario.  Y éste requiere de seguridad jurídica incluyendo una nueva Ley Orgánica de Hidrocarburos, además de generación de confianza por parte de un gobierno cuyas señales son absolutamente negativas para los inversionistas.

Los norteamericanos juegan al jaque y Maduro lo sabe. De allí el pulso de la negociación Estados Unidos – Venezuela. Las medias tintas como la mínima ampliación a las licencias de Chevron, Eni y Repsol, son respondidas con carnadas como liberación de presos y con remotas posibilidades de elecciones limpias.

Maduro para aparentar que no está urgido de las divisas petroleras, se va para Turquía, Argelia e Irán, a hacer tratados bilaterales,  en el fondo casi tan simbólicos como la ampliación de las licencias. La agenda de Miraflores está llena de esos tratados, cuyos resultados son bastante escuálidos.

LA RECUPERACIÓN DEL MAR CARIBE

Estados Unidos, además de impulsar a Venezuela como fuente segura de hidrocarburos, requiere, sí o sí,  liberar el Mar Caribe, que va resultando un mar ruso: Cuba, Nicaragua, Honduras, Venezuela, y si gana Petro…

El triunfo o fracaso de Petro es parte de la jugada. Su victoria sería un respiro para el gobierno de Venezuela. Su fracaso sería un avance para los negociadores del norte.

ALTA POLÍTICA

Maduro sabe que, en un ambiente democrático, con elecciones sin ventajismo y con participación de la diáspora, no tiene ninguna opción para el 2024. Claro, si la oposición actúa estratégicamente…

Lo peor que podemos hacer con este mini levantamiento de sanciones, es medir el proceso de negociación en barriles de petróleo. La mira es más alta, y los participantes no son países sino bloques. Por un lado, el bloque EEUU, Europa y por el otro Rusia y China.

Maduro busca eternizarse en el poder y Estados Unidos la transición. Ese es el quid.

Eso que llaman Alta Política.

—————————————————————————————————–

Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

 Esta columna se publica en Informe21, Noticiero Digital, Emisora Costa del Sol, revista Petroleum, y en otros medios.

…………….

CURRICULUM VITAE / RAFAEL GALLEGOS CASTRO

Ingeniero de petróleo, Consultor Gerencial Independiente, Facilitador de talleres a empresas y columnista semanal en la prensa nacional. Ha dictado alrededor de 400 talleres de Gerencia y de Petróleo. Consultor Gerencial.

Profesor invitado en el Programa Internacional de Gerencia de Hidrocarburos en el IESA. Profesor invitado en programa de CENDECO Entorno Social, en la Universidad Metropolitana. Coordinador De Diplomado “Diplomacias, Petróleo y otras formas de Energía”, en la UCV. Coordinador Del Diplomado “Venezuela Energética” en la UCAB. Charlista de “El entorno como componente estratégico del negocio” ante ejecutivos de PEMEX en Villahermosa, México.

Trabajó 23 años en PDVSA donde se desempeño como operador en los campos petroleros e ingeniero de yacimientos y de planificación en las áreas de Oriente, Zulia y Barinas y Apure. Fungió Jefe de Planificación de Operaciones en Corpoven Barinas, Consultor Gerencial de Mejoramiento Continuo de Corpoven, Líder de Inversión Social de PDVSA EyP, Gerente de Asuntos Públicos de PDVSA SUR, Gerente General de AC Voluntariado de PDVSA y líder de proyecto de microempresarios del CIED ( COFIE oriente).

Coautor (en conjunto con Eddie Ramírez) del libro: “Petróleo y gas, el caso Venezuela”, año 2015. Ha sido coautor de libros/compilación de diversos autores acerca de Gerencia y Responsabilidad Social. Columnista semanal del Diario 2001 desde el año 2005 hasta el 2011. Actualmente publica artículos semanales en su Blog “Petróleo sin Reservas”, que son reproducidos en los periódicos digitales de Estados Unidos: Informe21, Diario de Caracas y El Punto News.

Se graduó de Ingeniero de Petróleo en la UCV en 1979 y realizó estudios parciales de postgrado en Finanzas en la misma universidad en los años 1983 y 1984.

Es miembro del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo (SVIP), del sindicato de trabajadores petroleros Unapetrol, miembro Fundador del Centro de Orientación de Energia (COENER), y miembro del Equipo Coordinador de Gente del Petróleo.

…………………………………

http://petroleumag.com/author/rafael-gallegos/