Avances en levantamiento artificial

Parte I

Por: Edmundo E. Ramírez López  | edmundoramirez1124@gmail.com


 

Edmundo Ramirez

Cuando la energía natural de un yacimiento petrolero, es suficiente, para promover el desplazamiento de los fluidos producidos, desde su interior hasta el fondo del pozo, y de allí, hasta la estación recolectora, se considera que el pozo puede fluir “naturalmente”.

En este caso, no es necesario, instalarle al pozo, ni en el subsuelo ni en la superficie, equipos, que ayuden a los fluidos, a completar el recorrido mencionado.

En cambio, cuando se está en conocimiento de que la presión del yacimiento, desde su descubrimiento o posteriormente, como producto de su explotación, es insuficiente, para llevar el fluido del pozo hasta la estación recolectora, surge la necesidad de “ayudar” a extraer los fluidos del yacimiento, mediante la instalación en los pozos de equipos de bombeo o disminuyendo el peso de   la columna hidrostática del pozo, inyectándole gas, a una o varias profundidades determinadas, en la tubería de producción, a través de mandriles que forman parte de la misma .

Esto es lo que se conoce, como Levantamiento Artificial de los pozos petroleros, denominados como Bombeo Mecánico Convencional BMC, Bombeo de Cavidades Progresivas, BCP, Bombeo Electro Sumergible BES y Levantamiento Artificial por Gas, LAG.

Describiremos, brevemente, dichos métodos y los equipos de superficie y de fondo que los conforman, porque el propósito del artículo es referir los avances o progresos tecnológicos alcanzados en los mismos, en fechas recientes…

Avances en levantamiento artificial | Parte I.pdf