RESURRECCIÓN

Resucitar es regresar de la muerte. Pero también regresar de la agonía. De ese continuo apagarse. Venezuela, ¿quién lo duda?, está agónica, apagándose, disolviéndose. Todo se evapora. Los jóvenes por millones cruzan los colores de Cruz Diez, llevándose sus esperanzas en el morral. Sus padres se desdoblan y su alma se cuela a escondidas en el morral de sus hijos. Sonrisas que se van, tristezas que se quedan. Una patria que en gotas se esparce por el mundo. ¿Se van para no volver? … ¿o volverán, cómo las oscuras golondrinas de Becker, a la hora de la resurrección?

“Venezuela agónica. Todo ha dejado de ser. Un país de pujante juventud que da paso a un país de viejos. Aunque hay que aclarar que como decía Uslar Pietri,  no se está joven ni se está viejo… se está vivo”

Venezuela agónica. Todo ha dejado de ser. Un país de pujante juventud que da paso a un país de viejos. Aunque hay que aclarar que como decía Uslar Pietri,  no se está joven ni se está viejo… se está vivo. Aquella sociedad de consumo que impresionaba a los extranjeros, ya no es. Ahora es el reino de la escasez. Ya nada es. Sólo quedan los nombres, empeñados en ser más tercos que la realidad. Todavía llaman panaderías a locales sin pan. Centros de salud a hospitales enfermos. Kioscos de periódicos a negocios que sólo venden alimentos. Agencias de automóviles a grandes locales vacíos. Universidades a espacios con estudiantes y profesores en fuga. Ya nada es. Dónde había comida hay hambre. Donde había abrazos familiares hay chateo. Ya nada es. Sólo quedan los nombres.

Agonía colectiva. Agoniza Pdvsa y todavía le dicen petrolera. Agoniza la CVG y la terquedad de los nombres conserva siderúrgicas sin hierro, empresas de aluminio sin aluminio, empresas eléctricas con luz entrecortada. Empresas turísticas sin turistas. Hay que rebautizarlo todo.

Y la larga agonía de la agricultura. ¿Quién atentó a muerte contra la agricultura? ¿Fuenteovejuna comendador todos a una? O más bien: la revolución comandante para la destrucción. ¿Quién mató a la industria? ¿Quién mató a la producción matando a los niños por hambre?

Exprópiese… empresa parada empresa tomada… el método Chaaz… un millardito.

Todo se disuelve. Los sueldos se convierten en un parque temático ubicado en algún lugar de la memoria. El bolívar llamado “fuerte” se debilita hasta la  inanición. El llamado “soberano” se va volviendo macuquino mientras pierde por KO el combate con el dólar. Y el petro… no hay máscara semejante a su rostro. Todo se disuelve… la comida, la democracia.

Todo agon¡za sin cambiar el nombre. Sigue habiendo “elecciones”. Sin importar que el árbitro se vista de rojo. Gol es gol dice el gobierno. Y cuando lo golean… nombra un  “Protector”. Nada original en las autocracias: Hitler luego de invadir Checoslovaquia, se nombró su “Protector”. No me proteja compadre.

Y en la terquedad de los nombres se siguen llamando bolivarianos en lugar de bovesianos, por José Tomás Boves, como sería lo correcto. Bolivarianos, obviando que el Libertador nació oligarca y murió pobre, al revés  de tanto neo oligarca “revolucionario” que nació en la inopia y hoy cual Rico Mc Pato, navega en dinero. Bolivarianos, aludiendo a quien nos dio la Independencia,  y al revés que él, nos han hecho dependientes de Cuba.

“Agonía al unísono. El petróleo, el hierro, la agricultura, la industria, las universidades, los hospitales, los autobuses de pasajeros, la democracia, la gente. Todo”

Agonía al unísono. El petróleo, el hierro, la agricultura, la industria, las universidades, los hospitales, los autobuses de pasajeros, la democracia, la gente. Todo. Todo agoniza en una enfermedad que como si fuéramos bobos quieren llamar Guerra Económica; pero que todo el mundo sabe que se llama comunismo.

Pero no somos el primer pueblo que agoniza. Japón con las bombas, Europa con sus guerras, muchas dictaduras latinoamericanas, los pueblos tras la cortina de hierro. Y todos resucitaron. Muy simple, las patrias no mueren. Agonizan hasta que encuentran la manera de levantarse a construir su futuro.

Porque mientras nuestros jóvenes se aferren a su querencia y sus padres al chateo, o haya madres haciendo vida en las puertas de las cárceles intentando socorrer  a sus hijos presos por pensar diferente, quedará el espíritu de Pativilca.

De Pativilca, aquel sitio donde el Libertador postrado en una hamaca, derrotado, débil, flaco hasta los huesos y escondido de los realistas, asombraba a sus generales al decirles que libertaría Colombia, luego a Venezuela, e iría al Perú…

       – está delirando – se decían sus generales.

 Pocos años después… era el Libertador de Perú. ¡Ese es el verdadero espíritu de Simón Bolívar! Distinto del rostro que la revolución le falsificó contradiciendo a todos los pintores del siglo XIX. Ese rostro que guarda tanta desfachatez y que tal vez algún día sufrirá el destino del retrato de Dorian Grey. 

Las autocracias pasan y los países quedan. Claro que podemos reimplantar la Democracia e iniciar un proceso de resurrección en Venezuela. Nos queda el espíritu de Pativilca, el verdadero espíritu del Libertador. Cada uno de nosotros un pedacito de Bolívar. Es obligatorio despertar, no hay otra opción. Requerimos de Unidad y organización. Pilas y guáramo porque llegó el lobo.  

 

CURRICULUM VITAE / RAFAEL GALLEGOS CASTRO

Ingeniero de petróleo, Consultor Gerencial Independiente, Facilitador de talleres a empresas y columnista semanal en la prensa nacional. Ha dictado alrededor de 400 talleres de Gerencia y de Petróleo. Consultor Gerencial.

Profesor invitado en el Programa Internacional de Gerencia de Hidrocarburos en el IESA. Profesor invitado en programa de CENDECO Entorno Social, en la Universidad Metropolitana. Coordinador De Diplomado “Diplomacias, Petróleo y otras formas de Energía”, en la UCV. Coordinador Del Diplomado “Venezuela Energética” en la UCAB. Charlista de “El entorno como componente estratégico del negocio” ante ejecutivos de PEMEX en Villahermosa, México.

Trabajó 23 años en PDVSA donde se desempeño como operador en los campos petroleros e ingeniero de yacimientos y de planificación en las áreas de Oriente, Zulia y Barinas y Apure. Fungió Jefe de Planificación de Operaciones en Corpoven Barinas, Consultor Gerencial de Mejoramiento Continuo de Corpoven, Líder de Inversión Social de PDVSA EyP, Gerente de Asuntos Públicos de PDVSA SUR, Gerente General de AC Voluntariado de PDVSA y líder de proyecto de microempresarios del CIED ( COFIE oriente).

Coautor (en conjunto con Eddie Ramírez) del libro: “Petróleo y gas, el caso Venezuela”, año 2015. Ha sido coautor de libros/compilación de diversos autores acerca de Gerencia y Responsabilidad Social. Columnista semanal del Diario 2001 desde el año 2005 hasta el 2011. Actualmente publica artículos semanales en su Blog “Petróleo sin Reservas”, que son reproducidos en los periódicos digitales de Estados Unidos: Informe21, Diario de Caracas y El Punto News.

Se graduó de Ingeniero de Petróleo en la UCV en 1979 y realizó estudios parciales de postgrado en Finanzas en la misma universidad en los años 1983 y 1984.

Es miembro del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo (SVIP), del sindicato de trabajadores petroleros Unapetrol, miembro Fundador del Centro de Orientación de Energia (COENER), y miembro del Equipo Coordinador de Gente del Petróleo.