El Parque Refinador Venezolano

Pasando por las necesarias inversiones y por la formación de nuestro recurso humano, podemos a mediano plazo reactivar nuestro parque refinador nacional, para el fortalecimiento de nuestra industria


 

La refinación de los hidrocarburos constituye el proceso medular de los productos terminados del petróleo. Se enfoca en generar los sub productos o derivados de este y darle más valor agregado a la explotación petrolífera en Venezuela. Por ello, la refinación representa una parte importante de lo que debería ser la economía de la Nación.

De este proceso que forma parte de la cadena de valor de los hidrocarburos, se obtienen derivados blancos, tales como: la gasolina, nafta, kerosene, gasoil, diésel, lubricantes, entre otros. Esto convierte a la refinación en una etapa no solo importante sino necesaria para el potencial desarrollo del país, como fuente de energía de nuestro parque industrial, y para la generación termoeléctrica y el sector transporte.

Desde 1917, con la construcción de la Refinería de San Lorenzo en el estado Zulia, la primera en Latinoamérica, Venezuela se introduce en el mercado mundial de los productos terminados de los hidrocarburos, dando un importante paso hacia nuestro desarrollo y consolidación en el área de la refinación.

Actualmente Venezuela cuenta con un Parque Refinador compuesto principalmente por seis refinerías en diferentes regiones del país, entre las que figuran: el Complejo Refinador Paraguaná CRP (Amuay y Cardón) en Falcón, Bajo Grande en el Zulia, El Palito en Carabobo, Puerto La Cruz y San Roque en Anzoátegui. En conjunto poseen una capacidad de procesamiento de 1.303 millones de barriles por día (MMBD).

De igual forma y luego de la internacionalización de nuestra industria petrolera en el año 1983, Venezuela complementó su parque refinador con ocho refinerías en Estados Unidos, con una capacidad de refinación en suelo norteamericano de 1.2 MMBD. En Europa contamos con una capacidad de procesamiento de 252 MBD y en el Caribe con 608 MBD. Lo que totaliza una capacidad de refinación fuera de Venezuela de 2.1 MMBD.

Sin embargo, toda la infraestructura nacional se ha visto afectada por la caída de la producción petrolera venezolana, por la falta de inversión, de mantenimientos programados y por la intermitencia de los servicios industriales (electricidad, agua, vapor y químicos). Esto ha traído como consecuencia la pérdida de capacidad operacional y la eventual paralización de nuestras refinerías. Si no se toman los correctivos adecuados y en el tiempo previsto, el costo para reactivarlas sería aún más elevado.

Asimismo, la culminación de los proyectos asociados a Conversión Profunda son necesarios para la utilización de crudos pesados de la Faja (Merey 16) como parte de la dieta de nuestro parque refinador y así poder optimizar la producción de combustibles blancos, no solo para consumo interno, sino también para su exportación.

En el caso de la Refinería de Puerto La Cruz, se han invertido más de 4,5 MMUS$ en el proyecto de Conversión Profunda, que hoy día lleva un avance de 49%, y faltan aun por invertir 3.5 MMUS$. Por ello, es imperioso darle mayor participación a nuestro empresariado nacional y local para culminar este importante proyecto. La invitación está en darle la oportunidad al talentoso empresariado venezolano, para que tenga un rol protagónico en este proyecto y sea parte del desarrollo del país.

Es importante mencionar que en Puerto La Cruz se está instalando una tecnología propia por primera vez en la historia petrolera del país. Consiste en una técnica de hidrogenación catalítica 100% nacional, desarrollada desde 1984 por el Instituto de Tecnología Venezolana para el Petróleo (INTEVEP), dando un valor adicional al proyecto.

Así que, pasando por las necesarias inversiones y por la formación de nuestro recurso humano, podemos a mediano plazo reactivar nuestro parque refinador nacional, para el fortalecimiento de nuestra industria petrolera.

La Cámara Petrolera de Venezuela ha estado presente desde hace más de 40 años en el desarrollo de todas las etapas de la cadena de valor de los hidrocarburos, contando y colocando a la disposición de la industria petrolera nacional a todo el empresariado con la experiencia y talento necesario, para posicionar a nuestro parque refinador como una referencia internacional en términos de producción y confiabilidad.

 

Francisco Arias
Presidente del Capítulo Anzoátegui de la Cámara Petrolera de Venezuela
www.camarapetrolera.org
[email protected]
@CamaraPetrolera