CHEVRON podría cerrar operaciones en Venezuela

La compañía norteamericana, una de las petroleras más grandes del mundo, aunque hace esfuerzos ante el gobierno de Estados Unidos para que le suavice las sanciones y poder quedarse en Venezuela después del 27 de Julio, es muy probable que por esas sanciones y por crisis generalizada que se vive en ese país, deba pensar seriamente en suspender sus operaciones, que datan desde hace un siglo

 

 

Chevron es la última gran compañía petrolera de Estados Unidos que aún opera en Venezuela y podría verse obligada a irse a menos de que los funcionarios de EE.UU. extiendan las exenciones de sanciones que expirarán el 27 de Julio. Una salida de Chevron se sumaría a otras importantes compañías estadounidenses que se han retirado de Venezuela en los últimos años.

Chevron es una de las compañías petroleras privadas líderes en Venezuela, país que tiene más reservas probadas de petróleo que cualquier otra nación en el planeta. ExxonMobil y ConocoPhillips se fueron hace años, luego de que el gobierno del fallecido Hugo Chávez comenzó a nacionalizar los campos petrolíferos de gestión extranjera.

Chevron actualmente tiene cinco proyectos de producción en tierra y en costa afuera en Venezuela asociada con PDVSA.

En Enero, el gobierno de Estados Unidos impuso duras sanciones a PDVSA en un intento por expulsar a Maduro. Esas sanciones prohibieron a las compañías estadounidenses hacer negocios con PDVSA.

Sin embargo, el Departamento del Tesoro de EE. UU. otorgó exenciones de seis meses a Chevron y a las compañías de servicios petroleros Halliburton, Schlumberger, Baker Hughes y Weatherford, que expirarán el 27 de Julio.

“Nuestras operaciones en Venezuela continúan cumpliendo con todas las leyes y regulaciones aplicables”

“Nuestras operaciones en Venezuela continúan cumpliendo con todas las leyes y regulaciones aplicables”, dijo Chevron en un comunicado a CNN Business.

Si las sanciones de EE. UU. siguen vigentes, los analistas dijeron que Chevron tendría que suspender sus empresas conjuntas con PDVSA.

“No hay otra forma de interpretarlo”, dijo Clayton Allen, vicepresidente senior de comercio, políticas y riesgos geopolíticos en los mercados de capitales de altura.

Para Chevron es muy importante la producción de Campo Boscán en el occidente de Venezuela, cuyo crudo que se explota desde hace casi un siglo está comprometida con la antigua refinería de la Texaco en Boca Ratón, hoy propiedad de Chevron.