Blog 564

ABAJO CADENAS… DE LA IGNORANCIA

Rafael Gallegos


 

Ante no poca apatía nacional el poeta Rafael Cadenas acaba de obtener el premio más importante otorgado a un escritor venezolano, el Premio Miguel de Cervantes, llamado por muchos el Nobel de literatura hispano.

El premio coloca a Cadenas en el exclusivo olimpo  de Borges, Vargas Llosa, Fuentes, Alberti, Delibes, Carpentier y otras luminarias de la literatura hispana. Y si aunamos el Premio de Poesía Reina Sofía otorgado a él en 2018, no es difícil plantear que Rafael Cadenas es hoy por hoy, uno de los poetas más importantes del mundo.

Sin embargo, en Venezuela su figura es poco conocida, y sus libros, mucho menos. Rafael Cadenas dista del milagro comercial del Nobel García Márquez – quien por cierto no ganó el Cervantes – que en una ocasión expresó que no le perdonaban ser un escritor que vendía muchos libros, como perros calientes, en un continente donde nadie lee.

Tal vez si Cadenas fuera un pelotero o un cantante, el premio hubiera hecho vibrar a Venezuela. Pero así somos, los atletas mentales parecen no ser tan importantes en nuestro país, y tal vez por allí se cuela la crisis que padecemos.

Ya Rómulo Gallegos va resultando una avenida en el este de Caracas. Uslar Pietri  se va desdibujando en el pensar colectivo. Y el gran José Rafael  Pocaterra… ¿quién es ese?

Uno piensa que Gallegos es una figura literaria muy conocida en Latinoamérica. Pero no es así. En estos días al pagar… ¡en una librería!… de Cúcuta, el cajero anotó mi apellido como Gallego, y le dije: Gallegos, como Rómulo Gallegos. Y el dependiente me preguntó: ¿Rómulo Gallegos?, me suena, ¿es un cantante?

¿Qué canción le adjudicarán al nuevo premio Cervantes?

RAFAEL CADENAS, ¿FLOR EN EL PANTANO?

Mientras Cadenas es reconocido hasta la saciedad por los centros literarios en el extranjero, en Venezuela la educación deja mucho que desear. Las universidades del estado en su mínima expresión. Las escuelas y liceos públicos ídem.

Los profesores y maestros reciben sueldos de menesterosos. Muchos de los alumnos no asisten porque no tienen comida o transporte. La escasez de profesores de física, química y matemáticas es endémica.

Hace poco  oí esta conversación de adolescentes:

-¿Cómo te preparas para los exámenes finales?

– Voy bien, menos en matemáticas que no tenemos profesor… pero no importa porque me van a promediar con las otras notas y apruebo…

Quedé horrorizado. ¿Qué podrá estudiar ese muchacho en el futuro? ¿Podrá competir con los japoneses que cuando salen del bachillerato dominan varios idiomas y leen 52 libros al año? Y si agregamos que los miles de  niños desnutridos de Venezuela estarán sub capacitados para laborar en el futuro  y no podrán agregar valor a la sociedad… ¿a dónde vamos?

¿Quién le pone el cascabel al gato? Grandes pensadores venezolanos han advertido que nuestra prioridad es la educación. Bolívar dijo que moral y luces son nuestras primeras necesidades. O sea, los valores y la educación. Luis Alberto Machado cuando fue candidato presidencial expresó que la educación no era nuestro problema principal, sino nuestro “único” problema. Don Simón Rodríguez lo vio clarito cuando expresó que la democracia para ser viable necesita demócratas. Y pidió a los niños más pobres para educarlos…

Uno de los grandes éxitos de la república civil venezolana fue la formación de miles y miles de profesionales y técnicos. Millones de ellos hoy agregan valor  a otros países. La democracia los hizo y la  “revolución”… los exportó. Ahora en lugar de barriles de petróleo… exportamos cerebros. ¿Lesa humanidad?

Es urgente diseñar un plan estratégico para la educación venezolana. De lo contrario seguiremos nuestra ruta hacia Trucutrulandia mientras las potencias desarrolladas, que sí educan a su gente, avanzan hacia el siglo XXII.

Y mientras más atraso… más hambre.

El premio otorgado a nuestro Rafael Cadenas lo coloca a la cabeza de nuestra prolífica intelectualidad. Los venezolanos tenemos grandes escritores. Sucede que nuestra baja autoestima y escaso conocimiento, nos hacen mantenerlos en un casi anonimato. Rómulo Gallegos, Uslar, Otero, Meneses, Pocaterra, Picón Salas, Adriano González León, Andrés Eloy, Ramón J. Velásquez, Garmendia, Ana Teresa Torres, José León Tapia, Orlando Araujo, Herrera Luque, Federico Vegas, Francisco Suniaga, Juan Liscano, Blanco Fombona, Gallegos Ortiz, Domingo Alberto Rangel, Antonieta Madrid, Lucila Palacios, Teresa de la Parra  y muchísimos otros, constituyen una pléyade que no tiene nada que envidiarle a ninguna de ningún país del  mundo. Deberían ser sacados de la sombra para utilizarlos como una guía para el futuro próspero de Venezuela.

Es hora de reflexionar acerca de la importancia de la educación y de la cultura como eje del  desarrollo. Dejar de observar al hombre culto como un quijote obnubilado por la luna, y sacarle provecho  como valiosa persona que tiene en su mano la semilla de la prosperidad nacional.

Nos conviene poner de moda la cultura.

Por otra parte, Churchill, Betancourt, López Contreras, De Gaulle, Villalba, Caldera, el líder demócrata guatemalteco Juan José Arévalo, el padre del milagro brasileño Fernando Henrique Cardoso, el argentino Domingo Faustino Sarmiento, el checo Váklav Havel, Kennedy y muchos otros estadistas, fueron avezados intelectuales  y en general compartieron visiones de futuro que generaron prosperidad en sus pueblos.

Caso contrario, es la presencia de  tanto incapaz en el poder que solo genera zozobra, cuya sola mención agotaría el espacio. Sin alusiones personales. No es exagerado afirmar que así como a los médicos se les exigen títulos, a los políticos se les debería solicitar aunque sea una lista de libros básicos leídos… ¡Hasta cuando!

Es la hora de los líderes cultos, que hagan simbiosis con los intelectuales, que sirvan de modelo y de maestros, que nos enseñen el camino hacia un futuro mejor. Lo demás…  es más de lo mismo.

El maravilloso premio a Rafael Cadenas- más grande de lo que podamos imaginar-  es un hito para Venezuela, que deberíamos  usar para dar un giro estratégico en la educación y la cultura, para salir de esta ignorancia generalizada que es – no lo dude-  el factor número uno de este fracaso colectivo que padecemos.

¿Qué tal un espacio, podría ser una plaza, Plaza Poeta Rafael Cadenas,  en cuyo seno se estudie, de manera muy didáctica su obra y que sirva de base para otros homenajes – activos y nutritivos- a nuestros intelectuales?

¿Una locura? Más locura es este larguísimo “muera la inteligencia” a que está sometida Venezuela. Moral y luces – son más que nunca – nuestras primeras necesidades.

Salve, Poeta Rafael Cadenas.

Esta columna se publica en Informe21, Noticiero Digital, Emisora Costa del Sol 93,1 FM, y Revista Petroleum

……………….

CURRICULUM VITAE / RAFAEL GALLEGOS CASTRO

Ingeniero de petróleo, Consultor Gerencial Independiente, Facilitador de talleres a empresas y columnista semanal en la prensa nacional. Ha dictado alrededor de 400 talleres de Gerencia y de Petróleo. Consultor Gerencial.

Profesor invitado en el Programa Internacional de Gerencia de Hidrocarburos en el IESA. Profesor invitado en programa de CENDECO Entorno Social, en la Universidad Metropolitana. Coordinador De Diplomado “Diplomacias, Petróleo y otras formas de Energía”, en la UCV. Coordinador Del Diplomado “Venezuela Energética” en la UCAB. Charlista de “El entorno como componente estratégico del negocio” ante ejecutivos de PEMEX en Villahermosa, México.

Trabajó 23 años en PDVSA donde se desempeño como operador en los campos petroleros e ingeniero de yacimientos y de planificación en las áreas de Oriente, Zulia y Barinas y Apure. Fungió Jefe de Planificación de Operaciones en Corpoven Barinas, Consultor Gerencial de Mejoramiento Continuo de Corpoven, Líder de Inversión Social de PDVSA EyP, Gerente de Asuntos Públicos de PDVSA SUR, Gerente General de AC Voluntariado de PDVSA y líder de proyecto de microempresarios del CIED ( COFIE oriente).

Coautor (en conjunto con Eddie Ramírez) del libro: “Petróleo y gas, el caso Venezuela”, año 2015. Ha sido coautor de libros/compilación de diversos autores acerca de Gerencia y Responsabilidad Social. Columnista semanal del Diario 2001 desde el año 2005 hasta el 2011. Actualmente publica artículos semanales en su Blog “Petróleo sin Reservas”, que son reproducidos en los periódicos digitales de Estados Unidos: Informe21, Diario de Caracas y El Punto News.

Se graduó de Ingeniero de Petróleo en la UCV en 1979 y realizó estudios parciales de postgrado en Finanzas en la misma universidad en los años 1983 y 1984.

Es miembro del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo (SVIP), del sindicato de trabajadores petroleros Unapetrol, miembro Fundador del Centro de Orientación de Energia (COENER), y miembro del Equipo Coordinador de Gente del Petróleo.

…………………………………

http://petroleumag.com/author/rafael-gallegos/