Dic 06, 2021

Blog 519

BARINAS: ALFA Y ¿OMEGA? DEL CHAVISMO


 

ALFA

Cuando Hugo Chávez pronunció su célebre “por ahora”, se convirtió como por arte de magia, ¿realismo mágico?, en un líder popular. Luego, el desfile de partidarios en la cárcel para visitarlo, fue interminable. Parecían unas fiestas patronales. Muchos inocencios sentían gran simpatía por esos “muchachotes bien intencionados” que habían atentado contra la democracia. Tan simpáticos, que muchos venezolanos olvidaron que los golpistas eran responsables de decenas de muertos que ocasionó el 4F, así como el significado de la intentona contra un gobierno democrático electo por el pueblo.

El cambiante pueblo… el mismo que había aplaudido a CAP hasta el delirio y hoy lo execraba. El mismo pueblo que idolatró a Bolívar y luego lo apedreaba llamándole longaniza. Que aupó a Páez y luego le tiró latas de orines cuando los conducían a la cárcel de Cumaná. Los mismos venezolanos cuyas inmemoriales “jaladas” publicó Pio Gil en “Los felicitadores” y luego, no darles pena, hacían cola para loar a Gómez… el mismo pueblo. Sin echarle la culpa a nadie. 

El presidente Caldera en una ocasión refirió que les otorgó el sobreseimiento a los golpistas, entre otros aspectos, porque miles de personas, por todos los medios, se lo solicitaban todos los días.

Sabaneta de Barinas pasó del anonimato a las primeras planas. El carisma de Chávez era comparable al de CAP y al de Betancourt. Los políticos lo trataron de capitalizar. Fidel Castro, el Lex Luthor latinoamericano, vio el potencial (carismático y petrolero) del comandante, y logró con él lo que no pudo con el estadista Rómulo Betancourt. Los deslenguados dicen que el jerarca comunista impresionado con la incondicionalidad de Chávez, se arrodilló y rezó: “Dios mío, tú sabes que yo soy ateo; pero gracias por mandarme este muchachote”.

Los “notables” observaron al carismático Hugo Chávez como un atajo para desplazar al estamento político. Dueños de importantes medios de comunicación (hoy expropiados, embargados, arrinconados y hasta desaparecidos, por vencimiento de concesiones, escases de papel, o medidas judiciales), le multiplicaron la imagen. En 1998, el candidato Chávez remontó en las encuestas desde menos del 10 %, hasta una contundente victoria electoral.

Había nacido el chavismo, un fenómeno político que ha desmantelado a Venezuela.  Barinas era su capital. Con dinastía y todo. La dinastía Chávez. El padre del presidente y dos hermanos fueron gobernadores de Barinas por más de veinte años. Varios hermanos, alcaldes. Un sobrino, quiso ser candidato a la gobernación en las últimas elecciones. Barinas se convirtió en el alfa de la “revolución”.

LA VIDA TE DA SORPRESAS

Pero en las elecciones del 21N, siendo favoritos, la continuidad de la dinastía Chávez resultó sorprendida por Freddy Superlano. Y otro Superlano, Adolfo, sorprendió al gobernador electo por los barineses, cuando introdujo una acción de amparo en el Tribunal Supremo, que fue procesada en tiempo récord (que también resultó otra sorpresa, si se compara con la lentitud infinita para elegir los tres diputados de Amazonas). A su vez el gobernador Argenis Chávez sorprendió al oficialismo renunciando a la gobernación, y a la candidatura. ¿Un reconocimiento de su derrota? ¿Será que le dio pena tanta tramoya del oficialismo?

¿Qué otra sorpresita habrá que esperar de la “revolución?  Pendiente.

En la elección quedó demostrado que la cacareada “soberanía protagónica” del pueblo, solo es válida cuando éste vota por el gobierno. Sin sorpresas, los chavistas muestran un comportamiento típico de las autocracias, reforzado por esa actitud antidemocrática de quitarle al gobernador Manuel Rosales el aeropuerto y el puente, mientras a los gobernadores chavistas les otorgan atribuciones.   

 ¿OMEGA?

¿Puede ser Barinas, además del alfa, el omega de la “revolución”?  Depende. ¿Depende de qué? Del comportamiento de los opositores. La mesa parece estar servida.

Se podría hablar de Barinas como posible omega de la “revolución”, si los líderes comienzan por llamar al unísono, a votar por un candidato único opositor (a tiempo y con firmeza), y si le hacen campaña y estimulan una votación masiva. Los primeros sondeos indican que los ciudadanos barineses saldrán masivamente a votar. Una buena estrategia opositora coronaría un triunfo muy significativo, cuya inercia debería desembocar en el revocatorio, como corolario de esta gesta.

Para hacer de Barinas el omega de la “revolución”, también hay incluir en el tablero estratégico las negociaciones de México. Estados Unidos y aunque usted no lo crea, Rusia, están empeñados en que los políticos se sienten a conversar y que se inicie un proceso de transición en Venezuela. De esas conversaciones puede salir un revocatorio sin trabas, o una presidencial adelantada.

Veremos…y Barinas sería el omega de la “revolución”.

Pero si la oposición se equivoca, sería más de lo mismo. Si se mantiene el archipiélago, los pleitos entre opositores, la falta de mensaje y de oportunidad, es decir si se continúan todas estas acciones disipadoras del triunfo que lamentablemente se han convertido en rutina, el gobierno se consolidaría y habría que transitar todo el alfabeto griego:  alfa, beta, gamma, delta, épsilon y así para, si acaso, llegar algún día y boqueando, a un cansado omega.

Es la hora de la repotenciación del liderazgo, de la Unidad, de las decisiones, de la inspiración de la ciudadanía. De tomar conciencia que somos más, que tenemos razón y que, organizados y bien liderados, somos invencibles.

Pilas y guáramos, más que nunca son hoy nuestras primeras necesidades. El omega no baja del cielo, se construye.

________________________________________________________________

Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

……………………………………

CURRICULUM VITAE / RAFAEL GALLEGOS CASTRO

Ingeniero de petróleo, Consultor Gerencial Independiente, Facilitador de talleres a empresas y columnista semanal en la prensa nacional. Ha dictado alrededor de 400 talleres de Gerencia y de Petróleo. Consultor Gerencial.

Profesor invitado en el Programa Internacional de Gerencia de Hidrocarburos en el IESA. Profesor invitado en programa de CENDECO Entorno Social, en la Universidad Metropolitana. Coordinador De Diplomado “Diplomacias, Petróleo y otras formas de Energía”, en la UCV. Coordinador Del Diplomado “Venezuela Energética” en la UCAB. Charlista de “El entorno como componente estratégico del negocio” ante ejecutivos de PEMEX en Villahermosa, México.

Trabajó 23 años en PDVSA donde se desempeño como operador en los campos petroleros e ingeniero de yacimientos y de planificación en las áreas de Oriente, Zulia y Barinas y Apure. Fungió Jefe de Planificación de Operaciones en Corpoven Barinas, Consultor Gerencial de Mejoramiento Continuo de Corpoven, Líder de Inversión Social de PDVSA EyP, Gerente de Asuntos Públicos de PDVSA SUR, Gerente General de AC Voluntariado de PDVSA y líder de proyecto de microempresarios del CIED ( COFIE oriente).

Coautor (en conjunto con Eddie Ramírez) del libro: “Petróleo y gas, el caso Venezuela”, año 2015. Ha sido coautor de libros/compilación de diversos autores acerca de Gerencia y Responsabilidad Social. Columnista semanal del Diario 2001 desde el año 2005 hasta el 2011. Actualmente publica artículos semanales en su Blog “Petróleo sin Reservas”, que son reproducidos en los periódicos digitales de Estados Unidos: Informe21, Diario de Caracas y El Punto News.

Se graduó de Ingeniero de Petróleo en la UCV en 1979 y realizó estudios parciales de postgrado en Finanzas en la misma universidad en los años 1983 y 1984.

Es miembro del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo (SVIP), del sindicato de trabajadores petroleros Unapetrol, miembro Fundador del Centro de Orientación de Energia (COENER), y miembro del Equipo Coordinador de Gente del Petróleo.

…………………………………

http://petroleumag.com/author/rafael-gallegos/