Nov 01, 2021

Blog 514

RÓMULO BETANCOURT, LA UNIDAD Y EL GOBIERNO


 

El Pacto de Punto Fijo cumple sesenta y tres años el 31 de octubre. Su firma fue consecuencia de una lección aprendida por los líderes democráticos de entonces. Entendieron que, por encima de las diferencias, ambiciones, rivalidades y hasta necedades, debían actuar con mentalidad unitaria si querían que sobreviviera la naciente democracia.

Sabían que era imperativo evitar la repetición de otro 24 de noviembre, que en 1948 sacó de la presidencia a Don Rómulo Gallegos, dando inicio a una cruenta dictadura.

Las razones de la caída de Don Rómulo Gallegos fueron muchas, entre otras el militarismo, el sectarismo, la desunión de los líderes civiles. También se habla de la indecisión y falta de veteranía política del gran novelista, así como su enemistad con Rómulo Betancourt, llegó un momento que no se saludaban.

CURIOSA “FAMILIARIDAD” EN LAS CONSPIRACIONES

En diciembre de 1946, en pleno trienio, el teniente coronel Juan Pérez Jiménez, hermano mayor del también teniente coronel Marcos Pérez Jiménez, jefe de Estado Mayor General, estuvo entre los líderes de un intento de golpe de estado junto al teniente coronel Julio César Vargas, a su vez hermano del mayor Mario Vargas, miembro de la Junta de Gobierno presidida por Betancourt.  ¿Un golpe familiar?

Además, se dijo que Copei alentó el movimiento. Y Jóvito Villalba fue detenido por averiguaciones.

Juan Pérez Jiménez era un militar muy preparado, al igual que su hermano número uno de su promoción. Como dato curioso, el dictador Juan Vicente Gómez cuando ambos hermanos eran cadetes, le había ordenado a su ministro Eleazar López Contreras que los botara de la escuela. ¿La razón?: el hermano menor de ellos, el futuro abogado Francisco Pérez Jiménez, había sido descubierto con un libro de tendencia comunista.

Se salvaron porque el general López Contreras logró convencer al benemérito de que dejara a los hermanos continuando los estudios. Cosa que por cierto no hizo con su hijo Eleazar López W., cadete detenido en el golpe frustrado de Rafael Barrios en 1929. Eleazar hijo que permaneció varios años en La Rotunda sin que su padre hiciera la menor diligencia con su jefe JVG.

En la intentona militar referida de diciembre de 1946, Marcos Pérez Jiménez y Mario Vargas controlaron con facilidad a sus hermanos Juan y Julio César.

Tal vez la rivalidad entre los hermanos Vargas se inició el 18 de octubre del 45. Julio César aspiraba a ser parte de la Junta de Gobierno; pero Delgado Chalbaud le dijo que no podía porque su hermano Mario ya formaba parte de ella, representando a la oficialidad media y baja. Luego, el 24 N, a la caída de Rómulo Gallegos, los hermanos se encontraban en bandos diferentes, Mario con el gobierno y Julio César con los golpistas.

Como último dato familiar, Carlos Delgado Chalbaud era considerado como un hijo por Rómulo Gallegos. En 1935, ambos con sus respectivas esposas, habían vivido bajo el mismo techo en España. El derrocado presidente el 24 de noviembre ha podido imitar a César con Brutus y decirle al ministro golpista: ¿tú también hijo mío?

Aunque no se descarta que Carlos Delgado Chalbaud hubiera dado prioridad a su parentesco con su prima Doña Flor Chalbaud de Pérez Jiménez, esposa de Marcos Pérez Jiménez.

Es que hay cada familia… como podría haber dicho Rimbaud

VILLALBA Y CALDERA EL 24 DE NOVIEMBRE

Al caer Rómulo Gallegos, ni Jóvito Villalba ni Rafael Caldera protestaron. Su silencio fue revelador. Ambos hicieron migas con el nuevo presidente Delgado Chalbaud. Al pasar del tiempo fueron “trampeados” electoralmente por la dictadura, exiliado Jóvito, y Caldera perseguido, baleada su casa y finalmente exiliado.  

La división y rivalidades extremas de los líderes, favoreció la dictadura.

EL SECTARISMO ADECO

El mismo Betancourt reconoció que el millón de votos los hizo arrogantes y que las luchas interpartidistas (AD, Copei, URD y PCV) fueron feroces.  “Durante el trienio existió una guerra civil incruenta entre los partidos y una manera casi bestial de embestirnos mutuamente”, escribió Betancourt. Años después Carlos Andrés Pérez dijo que la caída de Rómulo Gallegos fue por una asonada militar aupada por una oposición que había extremado las tensiones.

Adicionalmente hay que agregar la inocencia que encerró la frase pronunciada por el insigne novelista-presidente ante la pregunta de Otero Silva sobre los rumores de golpe: “¿usted piensa que si yo creyera eso estaría empantuflado?”.

A los pocos días, Gallegos estaba en La Habana pidiendo asilo.

EL PACTO DE PUNTO FIJO

Los lideres fundamentales de los tres principales partidos AD, Copei y URD; Betancourt, Caldera y Villalba, acordaron en el Pacto las bases de la futura gobernabilidad. Rómulo Betancourt excluyó a los comunistas.

Acordaron respetar los resultados electorales de 1958. Hay que aclarar que tanto Betancourt, como Villalba con su candidato Larrazábal (ya casi lanzado), aspiraban ganar las elecciones. Y que Caldera estimaba una gran votación para su candidatura.

También manifestaron su rechazo a intervenciones militares. Sin este pacto, el gobierno de Betancourt hubiera sucumbido en el Barcelonazo, el Porteñazo o el Carupanazo. Es oportuno destacar a los valientes militares demócratas que enfrentaron a los golpistas y a la guerrilla liderada por Fidel Castro, el Lex Luthor latinoamericano.

Finalmente acordaron una política de alianzas y un programa mínimo de gobierno a partir de 1959.

Sin el Pacto de Punto Fijo, el primer gobierno de la república civil hubiera sido derrocado.  

LECCIONES APRENDIDAS

Los líderes de Punto Fijo, habían aprendido de su fracaso de los años cuarenta, y lograron implantar un sistema democrático duradero.

Los líderes venezolanos de hoy deberían revisar estas historias, que bien vistas son un faro para el futuro. Hay tiempo de superar esta “guerra civil incruenta entre los partidos y una manera casi bestial de embestirnos mutuamente” (escrito de RB).

La actitud de nuestros líderes políticos de hoy se parece más a la del 24 de noviembre, que a la del 31 de octubre.

Es la hora que todo el liderazgo opositor comiencen a negociar entre ellos.  Guaidó, López, Capriles, María Corina, Falcón, Ledezma, los chavistas disidentes, todos los que de verdad quieran rescatar la democracia… y los que no, que se aparten.

A buscar coincidencias, delimitar diferencias, establecer un plan de acción para reimplantar la democracia y un programa mínimo de gobierno.

Un nuevo Pacto de Punto Fijo es urgente si queremos evitar que la “revolución” bata el récord de permanencia de un régimen en Venezuela. ¿Cuándo?, saque cuentas, como la mayonesa falta poco: 31 de enero de 2025.

La Unidad posible para las elecciones de gobernadores, y sobre todo máxima Unidad para la ruta del revocatorio. ¿Difícil? Muy cierto. ¿Pañuelos en la nariz?, seguramente.  ¿Costo político?, tal vez sí; pero tal vez no.  Pero tengan claro: La No Unidad es derrota y oscurantismo. En principio una estrepitosa derrota el 21N. Culpa propia… a asumirla  sin echarle la culpa a Maduro.

Es hora de aprender de nuestra historia, para no repetirla tanto. Cansa.


Venezuela merece una industria petrolera de primera, que sea capaz de contribuir a la construcción de un país de primera. ¡Hasta cuándo!

Esta columna se publica en los medios digitales El Diario de Caracas e Informe 21, así como en la revista Petroleum.

……………………………………..

CURRICULUM VITAE / RAFAEL GALLEGOS CASTRO

Ingeniero de petróleo, Consultor Gerencial Independiente, Facilitador de talleres a empresas y columnista semanal en la prensa nacional. Ha dictado alrededor de 400 talleres de Gerencia y de Petróleo. Consultor Gerencial.

Profesor invitado en el Programa Internacional de Gerencia de Hidrocarburos en el IESA. Profesor invitado en programa de CENDECO Entorno Social, en la Universidad Metropolitana. Coordinador De Diplomado “Diplomacias, Petróleo y otras formas de Energía”, en la UCV. Coordinador Del Diplomado “Venezuela Energética” en la UCAB. Charlista de “El entorno como componente estratégico del negocio” ante ejecutivos de PEMEX en Villahermosa, México.

Trabajó 23 años en PDVSA donde se desempeño como operador en los campos petroleros e ingeniero de yacimientos y de planificación en las áreas de Oriente, Zulia y Barinas y Apure. Fungió Jefe de Planificación de Operaciones en Corpoven Barinas, Consultor Gerencial de Mejoramiento Continuo de Corpoven, Líder de Inversión Social de PDVSA EyP, Gerente de Asuntos Públicos de PDVSA SUR, Gerente General de AC Voluntariado de PDVSA y líder de proyecto de microempresarios del CIED ( COFIE oriente).

Coautor (en conjunto con Eddie Ramírez) del libro: “Petróleo y gas, el caso Venezuela”, año 2015. Ha sido coautor de libros/compilación de diversos autores acerca de Gerencia y Responsabilidad Social. Columnista semanal del Diario 2001 desde el año 2005 hasta el 2011. Actualmente publica artículos semanales en su Blog “Petróleo sin Reservas”, que son reproducidos en los periódicos digitales de Estados Unidos: Informe21, Diario de Caracas y El Punto News.

Se graduó de Ingeniero de Petróleo en la UCV en 1979 y realizó estudios parciales de postgrado en Finanzas en la misma universidad en los años 1983 y 1984.

Es miembro del Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), de la Sociedad Venezolana de Ingenieros de Petróleo (SVIP), del sindicato de trabajadores petroleros Unapetrol, miembro Fundador del Centro de Orientación de Energia (COENER), y miembro del Equipo Coordinador de Gente del Petróleo.

…………………………………

http://petroleumag.com/author/rafael-gallegos/