Alí Moshiri

Tiene confianza en Venezuela

Por: Jorge Zajia | [email protected]


 

Jorge Zajia

Jorge Zajia | Editor in Chief

Ni los vaivenes de la oferta y la demanda de hidrocarburos, ni los precios, ni las limitaciones de la OPEP y ni siquiera el movimiento climático, disuadirán a Venezuela de atraer inversiones para potenciar la reactivación petrolera en el país, posterior a las sanciones.

Quien así se expresa -palabras más, palabras menos-, es Alí Moshiri, CEO y Presidente de Amos Global Energy, una empresa promovida y fundada por él -junto con otros destacados profesionales del petróleo-, para captar capitales -dinero fresco-, para invertirlo exclusivamente el la industria petrolera venezolana al día siguiente que se restablezcan las condiciones mínimas e indispensables, para la inversiones y el trabajo generador de riqueza, bienestar y calidad de vida para la gran nación del Sur de América.

Alí afirma convencido que “Hay mucha fe para invertir en el sector energético de Venezuela” y él sabe perfectamente lo que está diciendo, porque conoce muy bien al país, no solamente porque esta casado con una mujer venezolana, sino porque, quien es Licenciado y Master en Ingeniería de Petróleos de la Universidad de Tulsa, durante muchos años vivió en Caracas, donde desde 1978 ostento el cargo de Director Gerente de Chevron en Latinoamérica, para luego ocupar la presidencia de Chevron África y América Latina, desde el 2008 hasta su jubilación.

Alí Moshiri se expresa como si fuera un nativo y oriundo de la tierra de los Libertadores de América: ¨Venezuela necesita reactivar su economía y esta no va a venir ni del turismo, ni de ningún otro sector, excepto el petrolero. Esa es la realidad”.

Su compañía Amos recaudó en muy poco tiempo $400 millones de fondos de inversiones y él asegura que se van a recaudar otros $600 millones del sector público, para reunir unos mil millones de dólares, y que tan pronto se levanten las sanciones: “Estaremos listos desde el primer día”.

Citamos a Moshiri en esta nota editorial, porque compartimos algunos de sus puntos de vista sobre la recuperación de la industria petrolera venezolana, en contraposición de quienes piensan que será una tarea muy dura, un casi imposible, que va a requerir de cuantiosas inversiones.

Alí Moshiri

Alí es más realista que optimista, cuando expresa convencido que Venezuela puede satisfacer sus necesidades de inversiones, restaurando la producción de petróleo a 1.5 BPD, con un capital que oscila entre 5.000 y 8.000 MM$, sin pedir préstamos al FMI, Banco Mundial o cualquier otra entidad multilateral.

Venezuela actualmente produce unos 500.000 BPD y podría, trabajando con profesionalismo, responsabilidad y honestidad, levantar la producción a 2.5 MMBPD en unos cinco años, con una inversión que debe rondar los 20-25 MMM$.

Esa masa de dinero, no solo va a salir del sector privado y público, que están dispuestos y motivados a invertir en la industria petrolera venezolana; sino que cuando , se estabilice y se empiece a incrementar la producción, el Estado venezolano va a recibir todos los días un pago, producto de las exportaciones, en dinero contante y sonante, el cual bien administrado, va a contribuir notablemente a mejorar su capacidad propia de uinversiones.

Esto que aquí escribimos es solo un preámbulo del nuevo enfoque que necesariamente tiene que darse en Venezuela para, sobre la base de un recurso tan valioso como lo son los hidrocarburos, que la Providencia la dotó con generosidad, iniciar el camino de su reconstrucción y retomar la senda del progreso y la modernidad.

Empezamos esta nota editorial con Alí Moshiri y la terminamos con él: “Los desafíos de reconstruir los servicios petroleros, la infraestructura y el capital humano de Venezuela para garantizar que los proyectos se puedan ejecutar, es necesario atraer a todos esos petroleros venezolanos que están regados por el mundo para que regresen y trabajen en el sector petrolero de su país”.

………………………………..

Nota del Editor: Esta nota se basó en un artículo de Patricia Garip/Argus